mdpr1@libero.it

El continente de la esperanza

Nessun commento Varie ed eventuali

(He escrito hacen muchos años las palabras que siguen. No las escribirè oydia. Desde hace años, efectivamente ningun cuartelazo, ningun golpe en America Latina. Que el espirito ribelde y guerrieri de un tiempo se haya calmado? Seria terrible concluir asi).

Al centro de la fotografia, Emiliano Zapata con el ancho sombrero que le esconde casi completamente la cara (no suficiente para que no se vea de todos modos la mirada india, como siempre sospechosos, de los ojos obscuros).

Al lado izquierdo, a la derecha, Pancho Villa, mofletudo, sonriente con uniforme militar con gorro y visiera.

Villa Zapata nel Palazzo Nazionale di Mexico City

Villa e Zapata nel Palazzo Nazionale di Mexico City

Todos a caballo y circundados de muchos compagñeros de armas cada cual vestido a proprio placer y modo.

Ninguna divisa: esta es la avanguardia de ejercito rebolucionario que esta entrando en Ciudad de Mejico en lo que queda del momento mas significativo entro los miles y miles aunque salvajes de todos modos emocionantisimos que vivieron en la terrible querra civil, evidentemente la Revoluciòn Mejicana – que ha turbado ese mitico Pais latino americano a partir de 1910 por un tiempo casi infinito.

No es, de verdad, la fotografia qie buscavo.

Encuentro otra, hecha en la misma ocasione – en la cual sale tambien Venustiano Carranza, imponente y provisto de dos magnificos bigotes blancos.

Solo Villa sonrie (ha siempre cojido la vida de pecho y seguiro ha ganado en salud, a mas o menos ochienta esposas todas regularmente casadas en iglesias con sacerdotes obligados a oficiar como soldados parados detras de susa espaldas: ¿Aguantan tanto pobrecitoas porque no deberia acontentarlas?, habria dicho en una entrevista a John Reed).

Los otros comprenden de la importancia de momentos historico que estan viviendo, de la infinitas esperanzas que acompañan la cabalgada, de la espera del pueblo y sobre todo de los campesinos.

Mas o menos cuarentaicinco despues….

Imagenes televisivas, esta vez.

Una larga fila de guerrilleros entra desgarrada pero victoriosa bel 1 de Henero de 1959 a la Habana.

Si me acuerdo bien no muchoas personas osanantes a los lados de las calles.

Pueda ser que no crean a la fuga nocturna, poca horas antes, de Battista.

Claro, no se sabe que reserva el futuro.

Se espera, se aguarda.

A la cabeza de los revoltosos, Ernesto Che Guevara, Camilo Cienfuegos (Fidel esta de la isla y llegara a la capital solo una semana despues) e increiblemente Errol Flynn actor americano de origen tasmanianas.

Tratan de entrevistarlo.

Preguntas dictadas de una justa curiosidad ¿Pero de veras ha partecipado a la lucha?

Banalidad: ¿Està causado? Etcetera.

No me parece tenga ganas de hablar.

Dice algo no memorable.

Me acuerdo que en esos momentos, he esperado que de veras hubiera luchado con el Che y con Castro mientras tanto me asaltaba el sospecho que se tratase solo de una abilisima mascara vuelta a darme la fama de actor desde hace un tiempo en declino.

Nunca he sabido cual era la verdad.

Una terzera imagen esta vez cinematografica.

Un viejo film de los años cincuenta con Cesar Romero en el rol de Maximiliano.

No se de seguro como se llamase (pueda ser ‘La Paloma’) y no no me ha llegado la ocasión de verlo ni siquiera en TV, en las hora nocturnas cuando pasan de todo.

El verdadero protagonista es Benito Juarez.

Etamos todavia en Mejico, perio en 1867.

Otra revolución o, mejor, una insurrección contra los ocupantes francesec.

Maximiliano de Asburgo, imperador impiuesto al pais por Napoleon III languidece en la carcel en Queretaro esperando la ejecución  y las tropas del lebertador entran victoriosas a Ciudad de Mejico guiados por Porfirio Diaz.

Siguen los sueños, siguen las promesas.

Como se ve todas instantaneas provenientes de America Latina adonde siempre los pobres y los desheredados tienen el coraje y la fuerza de luchar para un futuro mejor.

Debe ser la sangre caliente española, como se dice.

En otras partes del mundo se sufre sin reaccionar, no se rebela.

Se muere sin ni siquiera haber pensado a otra vida.

No se alimenta ninguna esperanza.

En cada una de las ocasiones de las que he hablado y en muchas otras (en primer lugar, a poposito de Guatemala de Jacobo Arbenz Guzman), he partecipado hasta el fondo por la revolucción, he sufrido, he rezado.

Asì queria mi corazón!

Pero despues pasan esos momentos, los meses, los años.

Te das cuenta, se vè, la historia te enseña que a Juarez entran Diaz y una dictadura que durarà mas de 30 años.

Que Pancho Villa y Emiliano Zapata mueran antes de ver el fin de la lucha, tal vez para ellos es mejor asi.

Que Fidel instaura un regimen dictatorial.

Que Arbenz Guzman tendrà que aceptar el exilio.

A la espera siguen desiluciones, traiciones, contradicciones.

¿Entonces que hacer?

¿ Dar razón otra vez al corazón?

¿ O, mejor, seguir la mente, la razon que dicen que, en el fondo, asi no se obtiene nada, que simplemene, se muere?

Cada uno es libre de la propria respiesta, naturalmente.

Yo, por lo que me atañe, segun los momentos y los estados de animo, me muevo alternativamente entre corazón y razón y no encuentro (o tal vez ni siquiera busco) una parada.

¿ Me contradigo?

Ciertamente, y no solo en este especifico argomento.

Pero, como ha querido decir Walt Whitman de si mismo y como sin duda vale para todos los seres humanos.

“¿ Hay contradicciones en mi? ¡Cierto, yo soy inmenso, contengo multitudines!”

Traduzione di Flavia Massarini Ghislieri

Lascia un commento

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *